Endometriosis: La dolorosa enfermedad que afecta la calidad de vida de la mujer

Fuente: mujerypunto
14 de marzo del 2018

Fuerte dolores durante y post relaciones sexuales; molestias invalidantes en el período, dolor pélvico crónico, e infertilidad son algunos de los síntomas de la endometriosis.

Se trata de una enfermedad crónica, agresiva y silenciosa que afecta la calidad de vida de las mujeres y que, según la Organización Mundial de la Salud, afecta al 10% de la población femenina y que suele diagnosticarse entre los 25 y los 35 años, aunque comienza a desarrollarse con el inicio de la menstruación regula y es responsable de un alto porcentaje de ausencias escolares y laborales.

“El 50% de las mujeres con problemas de infertilidad tiene endometriosis y en el 75% de aquellas que sufren dolor pélvico severo, son portadoras de esta enfermedad, explica el Dr. Guillermo Durruty, ginecólogo especialista en medicina reproductiva y endometriosis de Clínica Monteblanco. El endometrio recubre el interior del útero y la enfermedad comienza cuando el flujo menstrual refluye por las trompas hacia la cavidad abdominal haciendo que células endometriales se peguen fuera del útero produciendo lesiones inflamatorias dolorosas.

Esta enfermedad tiene diferentes niveles de gravedad, y puede invadir los tejidos pélvicos en forma profunda y comprometer órganos vecinos como recto y vejiga. Por lo anterior, el Dr Durruty señala la importancia consultar y reconocerla a tiempo ya que bien manejada mejora la calidad de vida y se previenen daños ginecológicos permanentes como el daño o pérdida de los ovarios o el compromisos de órganos vecinos.

Puede ser hereditaria y se es más propensa a presentarse en mujeres que poseen una malformación uterina, comienzo temprano de la menstruación, flujo abundante, maternidad tardía, uso de dispositivo uterino, entre otros.

Soluciones: El manejo dependerá de la gravedad de los síntomas, de si se desea tener hijos y de la edad la mujer. Los tratamientos van desde medicamentos para el dolor hasta cirugías idealmente vía laparoscópica y por equipos altamente entrenados.

La laparoscopia consiste en introducir por el ombligo un instrumento óptico que permite en este caso, explorar la cavidad pélvica, quemar las lesiones endometriosicas y reconstruir la anatomía dañada por la enfermedad.

Entre sus ventajas destaca menor agresión, dolor y una mejor recuperación para la paciente además mayor precisión y visión para el cirujano. El éxito de la cirugía, reflejada en términos de dolor y necesidad de nuevas cirugías, dependerá en su gran mayoría de la experiencia del equipo quirúrgico.

Según el estudio del Dr Durruty: “ La cirugía laparoscópica por endometriosis profunda es efectiva en el manejo del dolor”, en manos entrenadas, el alivio casi completo del dolor alcanza sobre el 85% y posee muy pocas complicaciones.